The Student News Site of Appalachian State University

The Appalachian

The Student News Site of Appalachian State University

The Appalachian

The Student News Site of Appalachian State University

The Appalachian

Newsletter Signup

Get our news delivered straight to your inbox every week.

* indicates required

Dentro de los graduados internacionales en App: Lecciones y desafíos

Khambhat%2C+India+native+Vidhi+Patel+poses+for+a+portrait+on+April+9.+She+is+graduating+with+a+master%E2%80%99s+in+computer+science+and+is+a+discrete+mathematics+teacher%E2%80%99s+assistant.+After+graduation+she+plans+to+stay+in+the+U.S.+with+her+fiance+and+get+a+job+in+IT.+
Sam Fleming
Khambhat, India native Vidhi Patel poses for a portrait on April 9. She is graduating with a master’s in computer science and is a discrete mathematics teacher’s assistant. After graduation she plans to stay in the U.S. with her fiance and get a job in IT.

Traducido por: Ashley Herrera

El 22 de agosto del 2022, Silva Keohulian empacó sus maletas, se despidió de su familia y dejó su casa en Líbano para ir a un lugar desconocido: Boone, Carolina del Norte.

Keohulian es una académica de Fulbright de 24 años que se graduará con una maestría en matemáticas de App State en mayo. 

En el año académico 2023-24, App State tenía 110 estudiantes internacionales estudiando en la universidad, de acuerdo con los servicios y alcance de estudiantes y académicos internacionales.

Cincuenta y ocho de estos estudiantes tienen visas de estudiante F1, lo que significa que están cursando títulos, como Keohulian. Cincuenta y dos estudiantes tienen visas J1, asistiendo a App State como parte de un programa de intercambio.

Estos estudiantes de App State se unieron a más de un millón de estudiantes de todo el mundo que estudian en los Estados Unidos, según un informe de puertas abiertas, rastreando programas de intercambio internacional en los EE.UU. Mientras los estudiantes de App State se preparan para graduarse en mayo, reflexionaron sobre sus experiencias estudiando en un nuevo país y las lecciones que planean traer a casa con ellos.

Según el sitio web de Fulbright, los académicos de Fulbright son elegidos para “desarrollar sus habilidades y conexiones, obtener información internacional valiosa y regresar a casa para compartir sus experiencias con estudiantes y colegas”.

Cada año, se otorgan más de 1.700 becas de Fulbright a estudiantes de todo el mundo y en los Estados Unidos para estudiar en universidades, según su sitio web. Las becas para el programa Fulbright están totalmente financiadas por el Departamento de Estado de los Estados Unidos. 

Keohulian eligió varias universidades que estaba interesada en estudiar, pero finalmente fue seleccionada para ir a App State.

Sam Fleming

“No he oído hablar de App State, honestamente, pero un amigo mío había estado aquí y habló cosas buenas sobre el departamento y todo, así que lo puse en la lista”, dijo Keohulian. La beca Fulbright permite a los participantes aplicar a cuatro universidades que están interesados en estudiar. Keohulian aplicó a Northeastern University, Universidad de Chicago, Universidad de Connecticut y App State.

El Departamento de Estado de los Estados Unidos colocó a Keohulian en App State para aumentar la diversidad y la conciencia cultural, dijo Keohulian. 

 Otros estudiantes, sin embargo, citan diversas razones para elegir el Estado de la aplicación cuando vienen a estudiar en los Estados Unidos.

Vidhi Patel, una estudiante de último año de Khambhat, India está dedicándose para una maestría en ciencias de computación, dijo que vino a App State por las conexiones familiares en Carolina del Norte. 

“Mi tía vive en Carolina del Norte”, dijo Patel. “Así que estaba tratando de llegar cerca de algunos lugares y luego viene para ver este App State.”

Keohulian se identifica como libanesa-armenia y dijo que ha enfrentado dificultades en App State para preservar su identidad cultural.

Una dificultad que Keohulian dijo que tenía era con la comida que podía comer. Dijo que era difícil obtener los materiales que necesitaba para hacer la comida a la cual estaba acostumbrada y que mucho del tiempo tenía que buscar ayuda de otras personas para obtener ingredientes.

Robert Onjiko, un estudiante internacional de Kenia, dijo que tenía experiencia similar con la dificultad de acostumbrarse a la comida.

“Estoy acostumbrado a diferentes cosas con lo que la gente come por aquí y lo que la gente come por aquí no es algo que comamos como comida”, dijo Onjiko.

Patel dijo que tenía que encontrar maneras de hacer la comida a la que estaba más acostumbrada cuando llegó por primera vez a App State.

“Es, como, toda comida sosa”, dijo Patel. “Así que solía comprar especias en la tienda india cercana”.

Patel, Keohulian y Onjiko dijeron que aprendieron mucho sobre cómo cocinar alimentos de sus respectivos países cuando llegaron a los Estados Unidos. 

“Los tiempos difíciles sacan lo mejor de ti”, dijo Keohulian. “Así que aprendí a ser un chef, pasé de ser principiante a ser un chef de primer nivel”.

Además de las luchas de no tener comida para sus paladares, Keohulian y Onjiko dijeron que había muchas ideas equivocadas sobre sus respectivos países en los que intentaron educar a sus compañeros.

Keohulian recuerda las suposiciones que la gente hizo sobre su primera vez experimentando nieve en Boone.

“No es mi primera vez,” dijo Keohulain. “Líbano es donde se puede ir a nadar y esquiar en el mismo día”. 

Keohulian dijo que podría hacer una lista de las ideas equivocadas que la gente en Estados Unidos tiene sobre el Líbano. 

“Los medios de comunicación siempre retratan cosas malas que nos olvidamos de ver lo rico que es el país de la naturaleza, de la gente”, dijo Keohulian. “La gente es tan generosa, la comida es tan agradable”.

Onjiko también dijo que tenía dificultades para comunicarse con la gente debido a su personalidad.

 “Los africanos son extremadamente extrovertidos”, dijo Onjiko. “Me resultó muy difícil interactuar con la gente y empecé a aislarme porque los estadounidenses no entendían mi cultura y por qué estoy haciendo ciertas cosas”.

Patel dijo que tuvo dificultad para hacer amigos cuando llegó por primera vez a App State.

“Tenía miedo porque pensaba en lo que pensarían de mí”, dijo Patel. 

Ella dijo que si hablaba incorrectamente, la gente pensaría que no conocía pequeños detalles específicos.

A pesar de los desafíos, Onjiko y Keohulian ambos dijeron que están contentos de haber venido a App State. Dijeron que están agradecidos de poder formar conexiones que de otra manera no tendrían si fueran a otra universidad.

Onjiko se graduó el año pasado y trabaja como técnico de investigación en Boston como parte de un programa en App State que ofrece pasantías para estudiantes internacionales mientras permanecen con sus visas de estudiante.

Onjiko dijo que está agradecido por las amistades de toda la vida que hizo en App State, con las que continúa manteniéndose en contacto durante su pasantía. 

“App State, es una pequeña comunidad estrechamente unida donde la gente conoce a la gente”, dijo Onjiko.

Patel compartió el sentimiento y dijo que estaba profundamente impactada por la forma en que la gente la trataba con amabilidad en App State. 

“La gente de aquí es tan agradable y amable que simplemente tratarán de comunicarse contigo y no hacer suposiciones de ti mismo o de tu cultura, y tratan de familiarizarse contigo”, dijo Patel.

Como académica de Fulbright, Keohulian pasó gran parte de su tiempo organizando eventos y educando a la gente sobre la cultura libanesa. Dijo que le encantaba organizar cenas para que sus amigos conocieran la comida libanesa.

“Una vez que te apasiona compartir tu cultura, todo viene naturalmente”, dijo Keohulian. “Todo lo que necesitas es aceptación y alguien que escuche y yo pude encontrarlo aquí”. 

Patel dijo que quiere quedarse en los EE.UU. y conseguir un trabajo en la industria de TI, así como casarse con su prometido, que está estudiando en Nueva York.

“Estoy deseando quedarme aquí en los Estados Unidos y poder explorar más de la cultura y la comida de los Estados Unidos y todo”, dijo Patel.

 Onjiko y Keohulian planean regresar a sus países y educar a la gente sobre la cultura estadounidense, así como las cosas que aprendieron mientras estaban fuera.

Onjiko dijo que espera obtener un doctorado en la Universidad de Harvard, donde es asistente de investigación en busca de una cura para la malaria. 

Onjiko quiere investigar una cura para la enfermedad en Kenia para ayudar a los amigos y familiares que están sufriendo.

“Ojalá pueda volver a mi país y establecer un laboratorio allí, y con las conexiones, las redes que ya tengo y el conocimiento, hacer estudios más incisivos e incluso colaborar con personas que trabajan en los mismos proyectos aquí”, dijo Onjiko.

Keohulian dijo que quiere convertirse en una educadora de matemáticas en Líbano y ayudar a los estudiantes a cultivar una visión más crítica de las culturas, como la que ella pudo desarrollar en los EE.UU.

“Yo quiero volver a mi país de origen y enseñar a la gente sobre matemáticas, enseñar a la gente acerca de las culturas estadounidenses y las diferentes ideas equivocadas que tienen, que no son ciertas”, dijo Keohulian.

Cuando Keohulian llegó por primera vez a los EE.UU., dijo que luchaba con una mezcla de sentimientos y que era desafiada por sus propias suposiciones. 

“No todo el mundo en Estados Unidos es un vaquero o un actor”, dijo Keohulian. “Este es una de las ideas equivocadas que muchas personas tienen”. 

Keohulian dijo que encontró ayuda para ser amable con los demás y tratar a los demás con respeto, que es algo que planea traer de vuelta al Líbano con ella. 

“Una de las cosas más bellas es ser iluminado sobre diferentes culturas y diferentes países en lugar de limitarse a donde conocemos porque al final del día, compartimos un planeta juntos”, dijo Keohulian.

Leave a Comment
Donate to The Appalachian
$1500
$5000
Contributed
Our Goal

We hope you appreciate this article! Before you move on, our student staff wanted to ask if you would consider supporting The Appalachian's award-winning journalism. We are celebrating our 90th anniversary of The Appalachian in 2024!

We receive funding from the university, which helps us to compensate our students for the work they do for The Appalachian. However, the bulk of our operational expenses — from printing and website hosting to training and entering our work into competitions — is dependent upon advertising revenue and donations. We cannot exist without the financial and educational support of our fellow departments on campus, our local and regional businesses, and donations of money and time from alumni, parents, subscribers and friends.

Our journalism is produced to serve the public interest, both on campus and within the community. From anywhere in the world, readers can access our paywall-free journalism, through our website, through our email newsletter, and through our social media channels. Our supporters help to keep us editorially independent, user-friendly, and accessible to everyone.

If you can, please consider supporting us with a financial gift from $10. We appreciate your consideration and support of student journalism at Appalachian State University. If you prefer to make a tax-deductible donation, or if you would prefer to make a recurring monthly gift, please give to The Appalachian Student News Fund through the university here: https://securelb.imodules.com/s/1727/cg20/form.aspx?sid=1727&gid=2&pgid=392&cid=1011&dids=418.15&bledit=1&sort=1.

About the Contributors
Andrew Rice
Andrew Rice, Reporter
Andrew Rice (he/him) is a junior communications studies, journalism major, political science minor from Cary, NC.
Sam Fleming
Sam Fleming, Photographer
Sam Fleming (he/him) is a freshman Computer Science Major, from Greensboro, NC. This is his first year with The Appalachian.
Donate to The Appalachian
$1500
$5000
Contributed
Our Goal

Comments (0)

All The Appalachian Picks Reader Picks Sort: Newest

Your email address will not be published. Required fields are marked *