The Student News Site of Appalachian State University

The Appalachian

The Student News Site of Appalachian State University

The Appalachian

The Student News Site of Appalachian State University

The Appalachian

Newsletter Signup

Get our news delivered straight to your inbox every week.

* indicates required

Los logros subestimados de los graduados.

Los+logros+subestimados+de+los+graduados.
Rian Hughes

Traducido por: Yelitza Victoria Perez-Gutierrez

Se acerca la graduación, miles de estudiantes son promovidos a reflexionar sobre su tiempo en App State. Ya sea si te preguntan sobre a dónde irás después de la graduación, las medallas que tienes o si te gradúas con honores, la mayoría de las conversaciones tienden a centrarse en los logros académicos. Aunque estos son importantes y algo sobre estar orgulloso, los verdaderos éxitos ocurrieron a lo largo de los años anteriores.

Por años, la graduación ha adoptado conversaciones sobre logros académicos. ¿Lograste entrar a todos los programas de posgrado a los que aplicaste? ¿Qué trabajo tienes alineado?

Estas preguntas pueden ser abrumadoras, como si se esperara que tuvieras tu vida planeada a los 22 años. Estas conversaciones también pueden invalidar todas las luchas por las que pasaste para llegar a este punto.

Durante el tiempo en la universidad, es muy probable que uno haya sobrevivido a profesores horribles, compañeros de cuarto pesadillescos, luchas contra problemas de salud mental y una pandemia global. Estos desafíos no son para los débiles de corazón y seguramente son más difíciles de navegar que algunos aspectos académicos.

Según un estudio de 2022 realizado por la Evaluación Nacional de Salud de los Colegios, casi el 80% de los estudiantes universitarios sufren algún tipo de problema de salud mental durante su carrera universitaria, ya sea ansiedad, depresión o algo más. Ir a un lugar nuevo para comenzar un capítulo completamente nuevo de tu vida puede ser aterrador, entonces tiene sentido que a muchos estudiantes les cueste tiempo adaptarse.

Aunque algunos pueden ver esto como parte de la experiencia universitaria, no debería normalizarse como tal. Ser capaz de continuar la vida cotidiana mientras se enfrentan problemas de salud mental es un logro en sí misma. Hacerlo además de la vida cotidiana de un estudiante universitario es un logro aún mayor.

El estudiante universitario promedio toma alrededor de 12-15 créditos por semestre. La mayoría de los cursos universitarios son de tres créditos cada uno, lo que significa que se espera que un estudiante estudie tres horas por crédito, sumando nueve horas fuera del período de clase. Esto significa que si un estudiante toma cuatro cursos de tres créditos para un total de 12 créditos, eso son 36 horas de estudio fuera de clase.

Esto ya es mucho pedir para alguien que está tan feliz como una almeja, pero para alguien con otras dificultades, puede ser casi imposible. Llegar a la graduación a través de esta adversidad es algo de lo que estaré extraordinariamente orgulloso.

Otro obstáculo que enfrentan los estudiantes universitarios es el indeseable compañero de cuarto. Alrededor de un tercio de los estudiantes tienen problemas con un compañero de cuarto en algún momento de su carrera universitaria. Estos problemas pueden variar desde algo mundano, como un compañero de cuarto que no es tan limpio como tú, o algo mucho más serio, como diferencias en creencias políticas o patrones de acoso.

Aunque tener un mal compañero de cuarto no parece un gran desafío al principio, pensarlo en el contexto de tener que vivir en una habitación del tamaño de una caja de zapatos con alguien con quien no te llevas bien lo pone en perspectiva.

Ser capaz de completar con éxito el trabajo de clase mientras quieres arrancarte el cabello por culpa de tu compañero de cuarto debería celebrarse, pero es otra cosa que muchas personas consideran normal en la universidad.

Casi todos los estudiantes también tienen una historia de terror sobre un profesor, quizás fue uno que enseñó una clase de escritura de educación general que era demasiado grande para sus britches, o quizás fue la última clase requerida para tu carrera que tomó cada onza de tu fuerza para pasar. Independientemente, una mala experiencia con un profesor ciertamente puede ser un bloqueo para mantenerse exitoso durante una carrera de pregrado.

Además de las luchas personales, demasiada tarea y compañeros de cuarto o profesores intolerables, muchos de los estudiantes que se gradúan de App State en mayo eran estudiantes de primer año durante el apogeo del COVID-19. Sin embargo, aquí están, habiendo llegado al otro lado. Llegar a la universidad como estudiante de primer año es retador de por sí, pero hacerlo sin la oportunidad de conocer gente nueva, asistir a clase en persona o tener algún sentido de normalidad, es otra cosa completamente.

Mientras los logros académicos deben celebrarse, deben acompañarse de todos los factores externos por los que cada graduado luchó para llegar a donde están ahora. Las conversaciones y preguntas comunes que rodean el momento de la graduación no deberían ser las únicas cosas que la gente considere importantes. La universidad no es fácil y llegar al día en que caminas por el escenario puede ser surrealista para algunos.

Independientemente de las medallas que tengas, tu GPA final o tus próximos pasos, llegar a la graduación es algo de lo que estar extremadamente orgulloso.

Leave a Comment
Donate to The Appalachian
$1500
$5000
Contributed
Our Goal

We hope you appreciate this article! Before you move on, our student staff wanted to ask if you would consider supporting The Appalachian's award-winning journalism. We are celebrating our 90th anniversary of The Appalachian in 2024!

We receive funding from the university, which helps us to compensate our students for the work they do for The Appalachian. However, the bulk of our operational expenses — from printing and website hosting to training and entering our work into competitions — is dependent upon advertising revenue and donations. We cannot exist without the financial and educational support of our fellow departments on campus, our local and regional businesses, and donations of money and time from alumni, parents, subscribers and friends.

Our journalism is produced to serve the public interest, both on campus and within the community. From anywhere in the world, readers can access our paywall-free journalism, through our website, through our email newsletter, and through our social media channels. Our supporters help to keep us editorially independent, user-friendly, and accessible to everyone.

If you can, please consider supporting us with a financial gift from $10. We appreciate your consideration and support of student journalism at Appalachian State University. If you prefer to make a tax-deductible donation, or if you would prefer to make a recurring monthly gift, please give to The Appalachian Student News Fund through the university here: https://securelb.imodules.com/s/1727/cg20/form.aspx?sid=1727&gid=2&pgid=392&cid=1011&dids=418.15&bledit=1&sort=1.

About the Contributors
Leah Boone
Leah Boone, Opinion Editor
Leah Boone (she/her/hers) is a junior chemistry major. This is her second year with The Appalachian.
Rian Hughes
Rian Hughes, Associate Graphics Editor
Donate to The Appalachian
$1500
$5000
Contributed
Our Goal

Comments (0)

All The Appalachian Picks Reader Picks Sort: Newest

Your email address will not be published. Required fields are marked *